«España puede perder su posición de liderazgo en renovables»

Natalia Fabra es miembro de Economistas Frente a la Crisis

ABC / SEVILLA
Día 22/04/2012
«España puede perder su posición de liderazgo en renovables»

JUAN FLORES

Natalia Fabra (Madrid, 1975) da clases de Economía en la Universidad Carlos III y se ha especializado en temas de regulación y de política de competencia en el sector energético. Ferviente defensora de las renovables, ha participado como ponente en un ciclo organizado en Sevilla por la Escuela de Energía y Cambio Climático de Abengoa y la UIMP.

—Se ha llegado a hacer un símil entre la expropiación de Repsol en Argentina y los cambios regulatorios en España en el sector de las energías renovables. ¿No es exagerado?

—En el caso argentino, con YPF se está violando la seguridad jurídica que afecta a la confianza de los inversores, lo que puede tener unos efectos de mucho calado. Pues algo similar está ocurriendo en el sector de las renovables en España. Se han aprobado medidas con retroactividad. Por ejemplo, a las instalaciones solares fotovoltaicas se les ha aplicado un límite máximo de horas al año durante el que van a recibir las primas. La producción que supere ese límite no se va a primar, pero cuando las empresas realizaron sus inversiones esa regla no existía. En este caso se está alterando la seguridad jurídica y, efectivamente, se puede encontrar un símil con lo que ha hecho Cristina Fernández con Repsol. A otra escala, pero ciertamente los inversores en España han visto cómo su rentabilidad bajaba de manera muy significativa frente a la que esperaban obtener.

—¿Y en el caso de la moratoria renovable aprobada el 27 de enero?

—La moratoria implica que a partir de ahora las nuevas inversiones en energías alternativas no van a ser primadas. Y en estos momentos la mayoría de estas energías no se van a llevar a cabo sin ese apoyo. Por tanto, la moratoria va a paralizar el sector hasta que no se revierta. Las instalaciones que ya están en funcionamiento y preasignadas no van a ver reducida su retribución. La moratoria sólo afecta a los nuevos proyectos de inversión, no tiene carácter retroactivo.

—Para llegar a ese escenario idílico de una energía sin emisiones y más barata …

—…Idílico, pero posible si se adoptan las medidas regulatorias adecuadas.

—¿Pero se necesita mucho dinero público todavía, hasta que maduren las energías verdes?

—El problema es que estamos retribuyendo mal la generación eléctrica. Las centrales nucleares y las hidráulicas han recuperado todas sus inversiones a través de los pagos regulados que han ido recibiendo a lo largo de estos años. Se construyeron en un marco regulatorio distinto, antes de la Ley del sector eléctrico de 1997. Básicamente, las empresas recibían una retribución que cubría sus costes reconocidos. A partir de dicha Ley no se pagan a las empresas sus costes, sino el precio del mercado. Si nosotros vamos al mercado a comprar palometa y merluza y se nos dice que todo el pescado lo tenemos que pagar al precio de la merluza, nos estaremos gastando mucho dinero. En España estamos pagando a las hidráulicas y nucleares a un precio igual al de producir electricidad con gas en los ciclos combinados, cuando el agua o el combustible nuclear son mucho más baratos. Estamos pagando la palometa a precio de merluza. Si queremos que haya otras tecnologías y apoyar a las renovables para cumplir los objetivos fijados por la UE, y aspiramos a un futuro en el que el sector eléctrico esté libre de emisiones, sí nos tenemos que gastar mucho dinero, pero no más dinero. Simplemente tenemos que sacar el dinero de un lado para ponerlo en otro, pero para eso hace falta voluntad política.

—Desde hace una década se ha estado incentivando a estas energías. ¿Cuantos más se necesitan?

—Eso depende de la evolución de cada una de las tecnologías, porque no todas están en el mismo punto de madurez. La eólica, dentro de dos o tres años ya presentará unas costes comparables a los de las centrales tradicionales. La política retributiva debe ser particular de cada una de las tecnologías y debe ir variando a lo largo del tiempo porque los costes van a ir bajando con las ganancias de eficiencia.

—¿En el 2050 habrá cero emisiones y precios más bajos?

—Si apoyamos a las energías renovables sí será posible, si no, vamos a seguir contaminando y pagando toda la electricidad a los precios del gas.

—¿Cree que corre peligro el liderazgo de España en las llamadas energías verdes?

-Absolutamente. España tiene una posición de liderazgo mundial. Me cuesta pensar en otros campos en los que lo tenga. Y el liderazgo cuesta mucho crearlo pero se va muy rápidamente.

—¿En el mapa nacional de energías alternativas cómo ve a Andalucía?

—Andalucía puede tener un papel más destacado que el resto de comunidades. Los pioneros adquieren un liderazgo y ciertamente Andalucía y Abengoa lo tienen.

—Los «cazaprimas» han estigmatizado a las renovables, ¿no cree?

—Esos fraudes son absolutamente anecdóticos como ha puesto de manifiesto la Comisión Nacional de la Energía en una investigación profunda. Lo que pasa es que hay una intoxicación mediática muy fuerte a través de los grandes “lobbies” que copan las páginas de los periódicos y los espacios publicitarios, y que nos hacen pensar que este sector está lleno de fraude. Y eso es absolutamente falso.

3 pensamientos en “«España puede perder su posición de liderazgo en renovables»

  1. Gracias a EFC por la publicación. No se puede estar pendiente de todo. Siento discrepar de Natalia a quien respeto y admiro profundamente por la gran seriedad de sus planteamientos y lo sólido siempre de sus conclusiones.

    En este momento concreto, creo que que lo que mejor posicionaba a España era su actitud global sobre la utilización de renovables. Y esto ya está perdido. Primero por la gestión nefasta del anterior gobierno y en especial de su último ministro de industria. Las acciones anti renovables sobre precios y normativa, han hundido la credibilidad global de España frente al sector. Y el nuevo gobierno y su ministro actual se estrenaron (el primer RD-L de los ya 16 publicados este año) atacando al sector.

    En los aspectos relacionados con la gestión de los recursos, REE ha sido puntera mundial, pero la separación entre REE y OMEL y la falta de capacidad de gestión sobre el el bombeo y el bajo volumen de éste, hace que estemos lejos de aprovechar nuestros recursos. El anuncio de reformas en el sector eléctrico, crea una incertidumbre paralizante. Por otro lado en fotovoltaica lo único que se podría haber desarrollado con I+D propias, el control y la producción a gran escala, ha sido cortado de raíz gracias a las buenas artes de las empresas productoras fósiles. De biomasa mejor no hablar. La preocupación y el esfuerzo públicos destinados a promover han sido nulos.

    Solo eólica y termosolar eléctrica (CSP) están aún sosteniéndose en la vanguardia. La eólica es tecnología madura y con fuerte competencia. Pese a todo Gamesa sigue siendo puntera. Donde mayores posibilidades tenemos aún es en CSP, en sus dos grandes tecnologías (torre y parabólica), donde además Andalucía ha mantenido un nivel excelente. Pero claramente es el enemigo a batir para las grandes eléctricas españolas fósiles. Y el ministro y su equipo no entienden la riqueza que poseemos. Junto a estas tecnologías en las que Abengoa o Sener, por mencionar dos, son líderes claros, solo en la Universidad y en la investigación aplicada hay alguna esperanza: el Profesor Valeriano Ruiz, un histórico de las renovables, mantiene fuertes posiciones, CTAER, CIEMAT/IER o CENER por citar tres de los más activos, están a la vanguardia mundial. La imprescindible capacidad de análisis económico global solo tiene base solida y proyección nacional, en la U. Carlos III donde la propia Profesora Natalia Fabra mantiene la agudeza y sentido críticos que pueden permitir mejorar la actual incapacidad para asumir los retos y cambios asociados a los horizontes energético y económico a que estamos abocados.

    Solo alimentando la CSP, manteniendo la eólica y haciendo crecer las soluciones más adecuadas para la realidad climatológica, energética y económica de España. Elaborando y llevando a cabo políticas que resistan a los intereses específicos de las dos o tres empresas grandes del sector (demasiado grandes para dar un verdadero servicio público), y combinen la fuerza de los mecanismos de mercado, con las exigencia de los intereses de todos los consumidores, podremos salir sin demasiado daño de la actual encrucijada.

    A día de hoy -24 de abril-, sin conocer las tarifas que se van a aplicar este mes, sin tener idea del modelo que se quiere aplicar al sector energético y muy especialmente el eléctrico, e inmersos en reformas apenas entrevistas en su enfoque, apenas puedo compartir el ánimo y el moderado optimismo de la Profesora Fabra. Pero por pequeño que sea el resquicio por el que pueda entrar un poco de luz, somos muchos los que estamos dispuestos a arrimar el hombro para sacar adelante las soluciones de gestión y tecnología que nos lleven a un sistema energético basado en potentes tecnologías, que aprovechen los abundantes recursos naturales españoles, y sean capaces de exportar y reforzar esas tecnologías en el exterior.

    • Muchas gracias Álvaro por tu comentario. No creo, como dices, que estemos profundamente en desacuerdo. Estamos de acuerdo que heredamos ineficiencias varias de diversa naturaleza, y que hay mucho que cambiar, empezando por la regulación de la retribución de la generación eléctrica. Pero tampoco tenemos que minusvalorar los aspectos positivos del sistema eléctrico español….un sistema eléctrico integrado, pionero en la integración del transporte y la operación del sistema, un mercado mayorista relativamente líquido, una penetración importante de las renovables…Cambiemos lo que no funciona, apoyándonos en la parte del camino que ya hemos recorrido de forma eficaz. Un abrazo, Natalia

  2. Hola, llevo mucho tiempo pensando y opinando sobre este tema. Estoy totalmente convencido de que las renovables pueden ser no solo la solución al problema del déficit energético de España, sino que puede ser una de las soluciones al cambio productivo tan necesario para salir de la crisis. Al leer tu entrevista todo esto me ha quedado más claro aún, pero ahora la pregunta que se me ocurre es que si cada vez hay más gente que lo vemos taaaan claro, ¿como desde el gobierno se dedican a hacer justamente lo contrario???, y encima, sin otro plan alternativo, porque si quitamos las primas a las renovables, si cerramos las nucleares, y si no disponemos de yacimientos de petróleo o gas propios, ¿como piensan que vamos a calentarnos sin depender de los precios que nos quieran poner los que manejan el cotarro???
    ¿Alguien podría iluminarme?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s