¿Política energética sin política industrial? El callejón sin salida de las energías renovables.

Jordi Ortega | junio 7, 2012 en La Vanguardia.Blogs

Recortes léxicos a las renovables.

El Consejo Europeo filtró un documento de la Unión Europea sobre el proyecto de 2050 en materia de energías renovables Energy Roadmap 2050, aprobado el 16 de mayo en Bruselas (publicado en Guardian http://www.guardian.co.uk/politics/interactive/2012/jun/03/uk-council-eu-draft-energy-proposals ). El texto en cuestión refleja como los distintos gobiernos trabajan en extirpar cualquier sombra de ambición en el proyecto Europeo; así se extirpa “urgente” para referirse a la definición de los objetivos en energías renovables para 2030. Desaparece “una mayor proporción de energías renovables de alrededor de un 30% en 2030”, sustituida con una vaga referencia a “una significativa cuota de renovables en el mix energético”. Se suprime todo un párrafo en que señala que alcanzar los objetivos energéticos de la hoja de ruta de 2050 “es técnica y económicamente factible y a largo plazo será menos costosa que de seguir con las políticas actuales”.

Se señala a Ed Dawey -nuevo Ministro de Energía y Cambio Climático- responsable de continuar con las políticas de su predecesor -proclive al cabildeo con grupos de interés. Su Ley de Energía tiene un trato con la energía nuclear y el gas como si se tratase de energías renovables, dando precios regulados a través de un sistema de contratos a largo plazo –se supone que remuneraciones garantizadas a largo plazo da estabilidad y seguridad al inversor.

Ernst & Young muestra que Reino Unido después de ocupar la sexta posición en países atractivos para invertir en energías renovables –gracias a sus planes en eólica marina, 762 MW instalados en 2011- volvió a caer por detrás de Italia. ¿Qué capacidad tiene España de atraer inversiones después de la moratoria a las energías renovables? La propia Comisión Europea señala el ineficiente sistema de tarifación en España, sus políticas “desalienta las inversiones en el sector” -de renovables.

¿Una política energética sin una política industrial ecológica?

La política industrial ecológica está dormida en los laureles. Más que una política industrial para abordar los retos del siglo XXI, los países europeos están más preocupados de la protección nacional de su industria sin captar el potencial que tiene la Unión Europea para liderar la transición energética con una reindustrialización ecológica de su economía que permita salir de la crisis.

Hace cinco años Alemania tenía 4 empresas entre las diez primeras de fotovoltaica, ahora le quedan dos. España mantiene el liderazgo en eólica y solar termoeléctrica. La moratoria a las renovables amenaza estas posiciones. Las inversiones en innovación y desarrollo, en Europa, se han reducido al 3% de los ingresos. Antes esta falta de decisión, Suntech y Yingli, dos gigantes fotovoltaicos chinos, entran en el mercado alemán. Un paso, aún no percibido como tal, de aparecer con marcas propias, incluso Yingli Green Energy patrocina el equipo de futbol del Bayer de Múnich.

El gobierno Chino que controla y dirige la economía puede dar apoyo a empresas como Suntech o Yingli. Sus competidores se encuentran que no logran financiación mientras que Suntech obtiene del gobierno Chino préstamos más baratos. Una batalla más ideológica que económica: entre el capitalismo de estado regulado y el capitalismo de libre mercado -que extirpa las tímidas regulaciones. Occidente en el camino equivocado.

Barack Obama ha impuesto medidas protectoras a su industria de renovables, con aranceles para la eólica de entre 13,74% y 26%, para las células fotovoltaicas será entre el 31% y 250%. Las autoridades justifican la medida para compensar subsidios injustos que reciben estas tecnologías del gobierno Chino, que inundan el mercado con paneles mucho más baratos que su precio de mercado.

Las importaciones de Alemania en eólica a China están valoradas en 222 millones de dólares. El gobierno alemán es más reacio a estas medidas proteccionistas. Alemania exporta a China, no le interesan los aranceles. En un momento en que la fotovoltaica entra a tener precio de paridad con el mercado lo que interesa es dar un estímulo a la innovación. Serían necesarios, para acelerar la transición energética, 198.000 kilómetros nuevos de redes de distribución –4.500 de autopistas eléctricas. Salvar 120.000 empleos en el sector solar requiere competir en innovación tecnológica con China –establecer normas comerciales internacionales más transparentes que permitan igualdad de condiciones.

Una obsoleta política industrial energética.

¿Encargaría usted un ordenador para su hijo con cinco años de antelación? Es lo que sucede con las energías renovables. Los trámites de un parque eólico, desde el registro –a veces pasar por un concurso- hasta obtener las autorizaciones administrativas hace que se instalen generadores eólicos diseñados cinco años atrás. La energía renovable es (mal)tratada como si fuera una central de carbón, cuando se asemeja a las tecnologías de la información y comunicación.

En lugar de buscar ser eficientes, innovadores, con miopía nos fijamos sólo en los costes. Quien opera en el mercado no ha entendido los retos y desafíos del siglo XXI: cambio climático, dependencia energética, fin del petróleo barato, etc. Se piensa que la innovación sólo debe lograr tecnologías más baratas. Lo barato no es ni lo más eficiente, ni más competitivo.

Las normas y dogmas reguladoras no están ayudando a la transición energética. No se trata de hacer lo mismo pero más barato, hay tecnologías que permiten anticipar problemas e
incrementar el tiempo de funcionamiento, con mayor rendimiento, mejorando el mantenimiento. Que podamos hacer cosas distintas permite reducir costes y ser mucho más eficientes.

E.ON y Siemens a favor de la generación distribuida.

Thomas King responsable de redes E.ON dijo “la revolución energética es para nuestro negocio, a la vez, un desafío y una oportunidad para nuestro desarrollo regional. Queremos ser activos y contribuir en su implementación. Para ello necesitamos enfocar nuestros recursos financieros y actuar en una mayor conexión con nuestros socios locales”. E.ON está rediseñando su propia organización para dar entrada a la estrecha cooperación con las comunidades locales.

E.ON con SWM (empresa local de Múnich) y Audi planifican las infraestructuras para toda una flota de vehículos eléctricos, con 200 estaciones de carga nuevas y un sistema de transmisión de datos entre el conductor, el vehículo, estación de carga y red eléctrica -que permite almacenar la energía renovable y ofrecer la energía almacenada en picos de consumos. El motor eléctrico tiene otro convencional que gasta 1,9 litros a los 100 km (45 gr CO2/km). Audi ya no se dedica a vender vehículos sino forma parte de algo completamente distinto.

El viejo modelo centralizado de generación y distribución se resiste a morir, el nuevo modelo requiere nuevos conceptos. Estamos descubriendo tras los arboles del actual negocio energético, el bosque de nuevas oportunidades que ofrece el negocio tecnológico. E.ON tras abandonar la energía nuclear ha dado el paso de ofrecer construir el futuro energético con los ciudadanos.

Ciegos a las barreras de la revolución energética.

La revolución energética en Alemania antes de comenzar pierde fuerza. El norte pide eólica marina, Baviera centrales de gas, Baden-Württemberg eólica de tierra, Brandemburgo solar… Un país salpicado de plataformas de signo divergente.

Angela Merkel se olvida que un año antes dijo que sería “el primer país en navegar con la energía del futuro”. Matthias Machning, Ministro de Economía Turinga del SPD dice que está “a 50 centímetros de la salida” (http://www.spd.de/aktuelles/News/72066/20120509_solar.html).

Para que una política industrial sea el motor de la innovación debe reforzar las posiciones de ventaja comparativa que tiene la industria nacional. Lo que explica las diferentes políticas entre los distintos países de la Unión Europea. ¿Tiene sentido que Italia importe de forma masiva biomasa, e impida que otros países desarrollen el sector? El mayor obstáculo para la innovación es que prevalezcan intereses particulares sobre los generales. Una industria a la defensiva con la crisis.

Los Servicios de la Comisión Europea identifican los lastres que impiden una rápida recuperación económica. Normas y dogmas que actúan de barreras a la innovación. ¿Cómo es posible que entre 2000 y 2009 haya aumentado el gasto en I+D sin impulsar significativamente la innovación?

La Ley 14/2011 establece que en 2012 deberá estar operativa la Agencia Estatal de Investigación para evitar superposiciones y fomentar la cooperación; al lado de organismos evaluadores. Europa está dormida en los laureles mientras China y Estados Unidos compiten con política industrial pujante y agresiva.

Un pensamiento en “¿Política energética sin política industrial? El callejón sin salida de las energías renovables.

  1. Pingback: ¿Política energética sin política industrial? El callejón sin salida de las | economia ecologica | Scoop.it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s