Sufrimos las condiciones del rescate financiero a España

Mónica Melle Hernández es miembro de ECONOMISTAS FRENTE A LA CRISIS

España está de facto intervenida y el Presidente del Gobierno Mariano Rajoy cumple fielmente y con celeridad las exigencias de Bruselas.

El martes, los ministros de Economía de la UE pidieron a España ajustes “adicionales” en 2012 para compensar las desviaciones presupuestarias registradas en la primera mitad del año, y a cambio nos concedían una prórroga de un año, hasta 2014 para cumplir el objetivo de déficit del 3% del PIB. Con la relajación del calendario de ajuste fiscal aprobada por los Veintisiete, los nuevos objetivos de déficit son el 6,3% este año (en lugar del 5,3% previsto hasta ahora), el 4,5% en 2013 (en lugar del 3%) y el 2,8% en 2014.

 Todos los recortes y ajustes anunciados hoy en sede parlamentaria por el Presidente del Gobierno están destinados a la consolidación fiscal. Sin embargo, no serán útiles porque la economía decrecerá este año un -1,7% y el próximo un -1,5%, y los recortes se mostrarán insuficientes, como viene pasando, para cubrir la caída de ingresos públicos y reducir el déficit público. Es como si quisiéramos llenar de agua un cubo lleno de agujeros, los recortes son la cantidad de agua que echamos, y la caída de los ingresos públicos derivados de la recesión son los agujeros. Por más agua que echemos (ajustes y recortes que hagamos), no se llenará el cubo (cumplimiento del objetivo de déficit) debido la caída de ingresos públicos (agujeros del cubo).

 Ni una sola medida va destinada a la reactivación, el Ministerio de Economía está volcado en los equilibrios financieros y se está olvidando de la economía real, aunque su nombre curiosamente sea “Ministerio de Competitividad”. Si nadie se ocupa por las medidas que mejoren la competitividad de nuestra economía, cuando logremos los ajustes fiscales, cuestión harta difícil con estas políticas, seremos mucho menos competitivos que nuestros socios del Norte y Centro de Europa.

 Ni una sola medida para que aporten más los que más tienen, ni para luchar contra el fraude fiscal y la economía sumergida. La subida del IVA provocará además más fraude fiscal, perjudicará el consumo y a la propia reactivación de la economía (es especialmente grave en el sector turístico que es el que está ayudando un poco a nuestra economía).

 El Gobierno vuelve a cargar contra los empleados públicos y contra las personas en paro a los que criminaliza. El recorte de prestaciones puede suponer mayores bolsas de pobreza y exclusión social.

Mariano Rajoy nos muestra su programa oculto: desmantelar el Estado del Bienestar. La escusa de la crisis le está permitiendo aplicar su política neoliberal de desprecio hacia lo público. Y además aplica su programa con total desprecio al diálogo social y a las instituciones democráticas, gobernando a golpe de decreto.

Con estas medidas, la recesión económica se agravará, el paro crecerá, no lograremos el equilibrio fiscal, sufriremos un grave deterioro de nuestro estado social y no mejoraremos la competitividad de nuestra economía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s