Los 35.000 indignados de Karlsruhe

Síguenos en Facebook

Manuel de la Rocha Vázquez es miembro de Economistas Frente a la Crisis

Se abren las puertas y entran los tres jueces con sus togas y gorros rojas. Los abogados, fiscales y los testigos se preparan mientras el acusado observa en la distancia: no es un  criminal común, es el Banco Central Europeo. Esta escena no pertenece a una película de Hollywood. Es real y ocurrió los días 11 y 12 de junio en el Tribunal Constitucional Alemán, en la localidad de Karlsruhe. Se trataba de la vista oral por una demanda colectiva interpuesta en ese país contra el BCE por extralimitarse supuestamente en su mandato. Aunque en España ha pasado casi desapercibido, es un juicio trascendental y en juego está nada a más y nada menos que el papel del Banco Central como prestamista de última instancia, es decir su capacidad para salvar al euro haciendo “whatever it takes”.

No deja de sorprender que, pese a lo aparentemente técnico del asunto, haya habido ¡35.000 demandantes! Hay que imaginarlos a todos ellos, manifestándose ante la sede del BCE en Frankfurt, con sus trajes elegantes y sus maletines negros. En efecto, en lugar de perroflautas son seguramente banqueros, financieros, especuladores, extesoreros de algún partido. Indignados, alzan unidos sus pancartas “¡Acabemos con las compras de bonos del BCE!”, “¡No al rescate de países!”.

El juicio comienza y el abogado acusador realiza su exposición de motivos: el Tratado de Lisboa prohíbe al BCE salir al rescate de gobiernos en apuros, no puede pagar las deudas de griegos, italianos, españoles. Su mandato es claro y único: mantener la inflación baja. Según estos nuevos indignados el programa de Operaciones Monetarias Directas o OMT, que el gobernador del BCE, Marió Draghi anunció en septiembre pasado, implica la posibilidad de compras ilimitadas de deuda pública de países en dificultades violando así el Tratado. Culpable, claman.

Jens Weindmann, presidente del poderoso Bundesbank y miembro díscolo del Consejo del BCE declara como testigo de cargo de la acusación. Es contundente: “la compra de bonos por parte del BCE supone una peligrosa mezcla de política monetaria y fiscal, libera a los gobiernos de la necesidad de reformarse y podría poner en riesgo a los contribuyentes alemanes”. E insiste, el OMT “amenaza con anular el papel disciplinador de los tipos de interés de los mercados, debilitando así la responsabilidad financiera”. Más claro, imposible.

Para Weindmann y sus seguidores las reformas acometidas, los enormes recortes al gasto público producidos en muchos países no significan gran cosa. Da igual que el gobierno de Merkel no les apoye en su demanda. Tampoco parece importar que el BCE no haya tenido que soltar ni un solo Euro, o que gracias al OMT se hayan calmado los mercados financieros, alejando el fantasma de la ruptura del Euro y reduciendo las primas de riesgo que asfixiaban las arcas públicas de varios países. Ni siquiera son coherentes, pues el BCE ya se ha extralimitado en su mandato en el pasado, o ¿acaso enviar cartas a gobiernos conminándolos a cercenar derechos laborales y a recortar pensiones está en sus Estatutos? Eso no pareció molestar a estos indignados. Para ellos, lo verdaderamente grave es rescatar a gobiernos derrochadores, y atreverse a cuestionar las reglas del mercado.

Evidentemente la mayor estabilidad y menores tipos de interés han reducido substancialmente las posibilidades de ataques especulativos contra el Euro. Quizás sea esto lo que les tiene tan alterados; sus enormes ganancias financieras han caído y creen haber encontrado un resquicio para que las cosas vuelvan a ser como antes.

La sentencia se conocerá en unos meses, después de las elecciones alemanas. Lo lógico sería que se desestime o se remita al Tribunal de Luxemburgo, el único que puede juzgar al BCE, que es un organismo independiente de los gobiernos e instituciones nacionales. Poco importa, los 35.000 indignados ya han ganado. Con esta tragicomedia nos recuerdan quien manda en Europa, su tribunal constitucional juzga nuestras instituciones europeas. Un intento a la vuelta de la Europa Alemana que tanto teme Ulrich Beck.

Lo que subyace a esta contienda son dos formas de entender Europa; los ortodoxos ordoliberales alemanes para quienes solo el sometimiento a las reglas y disciplina de los mercados nos sacará de esta crisis, frente a los que pensamos que la UE es algo más que una gran plaza financiera, y que la solidaridad entre pueblos y ciudadanos forma parte del ADN europeo. Hasta ahora los primeros han llevado la voz cantante, pero el viento de los tiempos está cambiando.

Quizás algún día a esos falsos indignados alemanes que claman rabiosos contra el BCE, les hagan frente no 35.000, sino decenas de millones de ciudadanos europeos, quienes también se unan en una demanda colectiva contra las políticas neoliberales seguidas por la UE, y lideradas por Merkel y su gobierno. Las pruebas contra este “austericidio” está vez sí serán sólidas, millones de nuevos parados, estados rescatados y quebrados, pensionistas empobrecidos, jóvenes sin futuro. No nos resignemos, otra Europa es posible.

Este articulo fue publicado en Agenda Pública de eldiario.es

5 pensamientos en “Los 35.000 indignados de Karlsruhe

  1. Aunque comparto la necesidad de la solidaridad para construir Europa, siento una ligera comezón de que algo así sea posible. Sobre todo por la falta de una pedagogía popular en ese sentido, y por las tendencias que se observan, cada día mas robustas, hacia una re-nacionalización de las políticas en los diversos países. Tenemos, en menos de un año, unas elecciones europeas donde se van a ver esos “decenas de millones de ciudadanos europeos” manifestándose, votando ¿A QUIEN? Ni tan siquiera veo a la socialdemocracia construyendo un discurso que recoja el relato rosa de los buenos europeos, y si que veo las manifestaciones de ciudadanos reflejando un desánimo y desmoralización creciente de la indignación. Evidentemente, si la democracia es representación, y su vehículo son los partidos políticos ¿Donde están las grandes formaciones europeistas en este momento? Lo que veo es: Hollande cautivo de sus propios nacionalistas, El PDI secuestrado por Berlusconi, al de aquí, ni se le oye. Y las otras izquierdas? soñando con revoluciones nacionalistas sin sentido ni contenido en la época de la globalización y el capital del conocimiento.

    • Estoy completamente de acuerdo, José. En esas elecciones europeas estamos abocados a la más profunda desolación, o al nacionalismo. En España me temo que se llevará el gato al agua el “nacionalismo europeista” del PP. Del PSOE no sabemos nada de nada y quedan los grupos minoritarios cuya fuerza es testimonial. Las peores herramientas para una Europa solidaria más allá de la tiranía de quienes controlan los mercados porque han sabido impedir que se les controle a ellos. Vamos solo de manera lateral hacia una globalización para todos y un capital de conocimiento común, que nos permita superar el oscurantismo secular, y la vileza de unos cuantos (pocos) que se aprovechan de tantos y tantos.

  2. No puedo evitar leer este artículo y sentirme una vez más harto. Reclamar solidaridad entre estados no es lo mismo que reclamar solidaridad entre pueblos. Una catástrofe natural nos moviliza a todos en ayuda del damnificado (ayuda directa o a través de mecanismos) Pero la ayuda entre estados creo que exige un tratamiento entre iguales y no entre ricos y golfos y pobrecitos pero honrados.

    Solo me sentiría con fuerza par solicitar apoyo de los otros estados, cuando:
    Quede claro qué se ha hecho con tanta obra pública desde que entramos en la UE. Después de la cantidad de pagos inflados y beneficios para empresarios y políticos, primero hay que limpiar la pocilga y luego salir para ver posibilidades.
    Se responsabilice de la mala gestión con nombres y apellidos por tanto fraude, estafa y engaño en gran parte del sistema financiero. Si no hay responsables, no puedo con fiar en qué se va a hacer con posibles apoyos.
    Se aclare que ha pasado en el último año con los 40.000 millones de ayudas. Estamos como el gobierno, calladitos para que en algún momento empiece a subir la demanda y agradecer al espíritu santo por tanta bondad.

    En definitiva, no puedo pensar en dirigirme a los socios europeos a buscar apoyos y responsabilizarme de ello, si al mismo tiempo aquí y allí no puedo decir con pleno conocimiento:

    Esto es lo que pasó. Estos son los responsables. De esta forma asumen sus responsabilidades. Y por estas razones y medidas, esto no volverá a repetirse. Solo así sabré que podemos salir adelante con una sociedad revitalizada, apoyando a los más jóvenes, y resolviendo algunos problemas que arrastramos desde hace demasiado tiempo (en particular más de ochenta).

    Si no somos responsables y si no somos capaces de exigir responsabilidades, no tenemos autoridad moral para solicitar apoyo y asumirlo con iguales (PORQUE NO SEREMOS IGUALES)

  3. Los pensadores, los que de verdad aman a un pueblo, no deben dejar de enseñar por activa y pasiva a un país adocenado, flipando y diciendo “vamos tirando” no me hables de política, no entiendo. Educación, sanidad, pensiones, trabajo y sociedad del bienestar, para estos señores no es política. creo que seguimos con la frase (no sabe, no contesta), pero vamos tirando. Enhorabuena por vuestros artículos, saludos

  4. Mi mas sincera enhorabuena por los artículos de José Candela y Alvaro del Rio. Sabéis de qué estáis hablando y debemos de estar con vosotros y con vuestros argumentos, pero, al igual que dice Carlos, debemos de dejar de decir frases ambigüas y ser mas coherentes pues será la única forma de despertar del letargo en que está sumido el pueblo español. Nuevamente, mi enhorabuena por vuestros artículos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s