Los animals spirits keynesianos como construcción mediática (o las coartadas de la crisis)

 Por Ignacio Muro Benayas, miembro de ECONOMISTASS FRENTE A LA CRISIS

La recuperación del mejor Keynes desde la escuela conductual de Akerloff y Scheeler, ha traído consigo el rescate de los animals spirits, es decir, de la importancia de los elementos irracionales en el comportamiento económico. El mantra de los “mercados libres” nació, hay que recordarlo, en los años 70 después que los seguidores de Keynes (principalmente  John R. Hicks) abandonaran las tripas de sus análisis para abrazarse a lo meramente cuantitativo dando soporte imprescindible a una Nueva Síntesis Neoclásica que acentuaba el carácter “científico” y “objetivo” de la economía y la “racionalidad” del mercado.

Esas actitudes suponían, de alguna forma, una ruptura con Keynes que se movía en términos más cercanos y volátiles, con conceptos que reconocían un valor a los estímulos y comportamientos irracionales de los agentes económicos que rebautizó como animals spirits.  La confianza y desconfianza, la equidad, la ilusión y la desilusión monetaria, y aquellas conductas temerarias, nacidas de la corrupción o la avaricia, que se evidencian en los momentos de estallidos de las burbujas financieras, son la expresión conocida de esos elementos irracionales que rodean la economía. Se trata de un diferencia central para el análisis economico: al rechazar la hipótesis de las expectativas racionales que sustentan la supuesta perfección de los mercados, se reconocen los frágiles equilibrios que sustentan la economía como ciencia social que es. En ese sentido, recuperar al Keynes verdadero y sus animals spirits significa acercarse a la misma lógica utilizada por Marx. Y, por el contrario, no reconocer esos factores convierte a los economistas, como parte de las élites, en “brujos impotentes incapaces de dominar los espíritus subterráneos que conjuran”.

El multiplicador de confianza como construcción mediática.

Akerloff y Scheeler dan un paso más y concretan ese  factor intangible en el multiplicador de confianza. “No existen solo los multiplicadores de gasto de consumo, inversión y gasto público (…) Tambien hay un multiplicador de confianza que representa el cambio de renta que se obtiene del cambio de una unidad de confianza” y, aunque sea muy dificil medirlo, consideran que su retroalimentación es determinante. Los autores no se refieren a la confianza de los mercados, una deformación propia del capitalismo financiero convertido en el mantra prefrido de Rajoy antes de ganar las elecciones, sino a la confianza social y ciudadana en el sistema económico y en el comportamiento de sus instituciones.

Lo que no dicen Akerloff y Scheeler es que esos factores intangibles están alimentados de información y son, por tanto, especialmente sensibles a los sesgos noticiosos que se producen en el sistema global de medios. Se trata, en mi opinión, de un asunto crucial que no se puede pasar por alto en tanto que relaciona la credibilidad, un concepto aparentemente objetivo y neutral, con comportamientos asociados al ejercicio práctico del poder desde las grandes corporaciones. Ese ejercicio del poder no es directamente político ni conectado a la teoría política, sino entendido como lo entienden los lobbies, como la capacidad para torcer en el propio beneficio el comportamiento teóricamente neutral de las instituciones y, en particular, de los medios. Esa lógica conecta el sacar partido de cada situación con  la capacidad de construir  una sociedad a la medida de sus intereses.

La realidad es que, en la medida que la economía deja de aceptarse como una ciencia exacta y se reconoce como ciencia social, debe asumirse como una proyección social que depende en buena medida de los inputs que le aportan los medios de comunicación dominantes. Son ellos, en buena medida, los que otorgan y fabrican los cambios en el multiplicador de confianza, y, desde luego, los que incorporan los gramos de des-confianza imprescindibles para deteriorar las expectativas económicas cuando un gobierno reformista accede al gobierno y pretende enfrentarse al poder consolidado de los lobbies.

La información publicada es una prolongación de los grupos de interés

Las noticias que merecen las cabeceras, las firmas y opiniones que más se propagan, no se rigen por los criterios profesionales que enseñan en las facultades, sino por planteamientos mercantiles  identificados como preagenda. Ese término es la expresión de las vinculaciones societarias y mercantiles de los editores, capaces de marcar las miradas informativas de interés preferente y los territorios vedados. Desde esa  preagenda, que es el gorro que instintivamente se colocan periodistas y gestores cuando son fichados por un determinado grupo editorial, surgen las agendas mediáticas, una sucesión  de temas, enfoques y autores destacados en sus páginas que acaban adobando el estado de opinión de la ciudadanía.

Periódicos y televisiones conforman la agenda ciudadana pero se reparten competencias: mientras los diarios son determinantes en  la construcción de ideas que terminan definiendo los grandes consensos, las televisiones muestran su capacidad en movilizar emociones y construir imaginarios simbólicos. En la medida que los grandes grupos mediáticos dominantes disponen de estructuras empresariales multimedia y acrecientan sus conexiones con el poder económico, aumentan su capacidad para fabricar opiniones y emociones que alimentan los animals spirits reseñados por Keynes.

Paradójicamente, esa preagenda no fortalece a los medios sino que los debilita en lo que constituye la esencia de su trabajo, la credibilidad de sus mensajes. Más que eso, incluso, es tambien la expresion de su propia debilidad, no de su fortaleza. Para entenderlo conviene asumir que la información no es solo cosa de los medios, que ocupan solo una parte decreciente de la cadena informativa.

La Sociedad de la Información ha revitalizado el papel de la comunicación hasta formar parte primordial de la actividad de empresas e instituciones y convertirse en una de los factores esenciales asociados al éxito.  En las grandes corporaciones es,  incluso, un factor esencial de las plusvalías y de la creación de valor para el accionista porque los mercados valoran cada actuación, cada mensaje, cada noticia, cada avance de resultados, cada comportamiento… y lo cotiza.

La comunicación fagocita el periodismo

Ese cambio ha transformado su papel como fuentes informativas. De un lado, cada vez más periodistas (un 52% según la encuesta realizada por la APM en 2012) trabajan para las fuentes: son los llamados periodistas de fuentes. Ello ha traído consigo otro añadido: que esas fuentes así organizadas son hoy responsables del 70% de la información publicada (según una investigación realizada por la Universidad Carlos III) en los grandes medios.

El hecho es que ese cambio confiere a los grupos de poder capacidad para influir directamente en las decisiones políticas y económicas a través de los medios. Como consecuencia, el desarrollo sistemático, casi industrial, de las fuentes como emisores de información provoca ya las distorsiones más peligrosas sobre la agenda mediática. Ya no se puede informar de finanzas sin recurrir a los institutos sectoriales dominados por la gran banca, ni de telecomunicaciones sin acceder a los organismos o fundaciones financiadas por las grandes operadoras. Ni de energía o distribución o tecnologías de los alimentos sin recurrir a las equivalentes  controladas por las grandes corporaciones.

Con un añadido: el control de esos flujos se hace cada vez más difícil desde unas redacciones mermadas de efectivos; mucho peor aún cuando las mismas fuentes  mantienen una relación privilegiada con los editores en su calidad de socios o por su condición de inversores publicitarios.

EL CRASH DE LA INFORMACIÓN

No es extraño que Max Otte haya llamado a esta crisis El Crash de la Información. No se trata de incentivas visiones conspirativas.  La influencia de las agendas no debe entenderse como una “concertación directa ni de una estrategia para el saqueo del mundo”. Aunque “los mercados esté en manos de un gupo cada vez más concentrado de grandes multinacionales y instituciones financieras”, no son así como suceden las cosas. Pero ello no significa que su influencia sea sutil, sino todo lo contrario.

Al final, no es más que un ejemplo más de cómo el poder economico se cimenta en coartadas ideológicas y cómo los medios se convierten en los principales constructores de esas coartadas.

Para entenderlo conviene descender a cómo condiciona lo antedicho el desarrollo de la crisis. En particular, como los medios están sirviendo de correa de transmisión de poderosas fuentes institucionales y lobbies en la construcción y propagación de mecanismos de transferencia de responsabilidades.

1.- – La (no) difusión de ideas (críticas) esencial para (impedir) el éxito de políticas de ajuste.

El privilegio de decidir de lo que se habla y lo que se silencia es inmenso. Si resultó tan difícil predecir la crisis es, entre otras razones, porque los medios, sometidos al influjo conservador, prestaron poca atención a los analistas que la anticipaban. Si ha resultado tan difícil el análisis de las causas  y el castigo de los causantes es, en buena medida, porque las conexiones de los medios dominantes con el poder económico favorece la contrucción y propagación de mecanismos de transferencia de responsabilidades y de culpabilización social que impiden abordar el carácter sistémico y redundante de las crisis, sus causas profundas.

Los “consensos técnicos” se extienden cuando reciben el visto bueno de  los gabinetes estratégicos, las élites políticas y son propagados por los medios de comunicación como colaboradores imprescindibles. El peligro mayor es, sin embargo, cuando penetran en los ciudadanos en forma de lugares comunes. “Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”; “no podemos gastar lo que no tenemos”, “para crecer primero hay que sanear”…se entremezclan con mensajes procedentes de la academia, como la sempiterna “rigidez del mercado de trabajo”. Es en esa combinación donde se consigue camuflar la realidad embelleciendo los resultados de las políticas de austeridad, con expresiones que  silencian las consecuencias de los ajustes sobre la depresión de la demanda, mientras se ensalzan sus repercusiones positivas sobre la competitividad.

Hoy menos que nunca es factible imaginar que el pensamiento independiente se abre paso en la sociedad por la justeza de sus ideas. La debilidad de ciertas posiciones alternativas es consecuencia directa de su no difusión, sólo de eso, no de su inadecuación al momento actual.  Por lo mismo, en la medida que el sistema de medios se aleja de la defensa de los intereses ciudadanos se muestra proclive a silenciar las corrientes alternativas.

2.- Los medios facilitan el comportamiento procíclico de la economía.

La lógica del poder de entremezcla con las rutinas informativas interiorizadas en las redacciones. En la medida en que la batalla por la audiencia les guía hacía lo espectacular, el sistema de medios que conocemos se muestra incapaz de la templanza informativa, propenso a la exuberancia irracional y al fomento de comportamientos sociales bipolares que incentivan la euforia o la depresión, proclives a minimizar y oscurecer los problemas o a desorbitarlos mediante burbujas informativas llenas de ruido y aire. Esos rasgos se hacen especialmente visibles en los cambios de coyuntura.

Un ejemplo: en agosto de 2008, poco antes del colapso de septiembre, cuando ya era evidente la crisis, las noticias económicas representaran solo un 5 % de la agenda en los principales medios americanos. Fue necesaria la quiebra de Leman Brothers para que ese desinterés rutinario por la economía pasara, súbitamente, a convertirse en obsesión y tema preferente. No puede extrañar que  un 77% de los norteamericanos atribuya a los medios en 2009 que los medios el agravamiento de la crisis (encuesta del Opinión Research Corporation).

Se debe asumir que la lógica de las rutinas informativas contribuye, por tanto, a que los medios sean procíclicos, propensos a propagar el pánico en los primeros momentos de las crisis, lo mismo que, en el auge, a resaltar las excelencias de los mercados libres e insuflar aire a las burbujas. En general, a la lógica informativa le resulta extremadamente difícil ir contracorriente, ni enfriar una economía recalentada ni inyectar optimismo  a una economía   deprimida.

3.- Medios, rating y mercados, un bucle de interacciones.

La globalización trae consigo una convergencia de factores que impulsa eternas burbujas en los mercados. De un lado, los flujos financieros y la economía de casino, dominadora sobre la puramente productiva, es una consumidora espasmódica de rumores y noticias prefabricadas como fuente permanente de sus mejores plusvalías;  de otro, los propios países se convierten en un producto de inversión más a través de la cotizaciones de la deuda soberana. Su valor está también construido desde expectativas, materializados en rating elaborados desde las agencias de calificación, actores cuyo negocio consiste en aportan una apariencia de objetividad a esas expectativas.

Si los rating adquieren más importancia en las crisis es porque, siguiendo la lógica de los mercados, las mejores plusvalías se materializan en los instantes de pánico que siguen a meses sobreexpuestos al conveniente fuego mediático, el mismo que convierte en invisibles los análisis económicos más rigurosos. En la medida que los fundamentos económicos objetivos se volatilizan y la contabilidad de lo incontable se hace más subjetiva, los resortes manipuladores del poder aumentan su peso.

En esos momentos, los grupos de poder con más influencia en la propagación de noticias y rumores están en mejores condiciones para sacar provecho de su posición de privilegio. Y de detectar las ventajas del contrario. Berlusconi (experto en manipulación informativa) denunciaba en septiembre de 2011 que “las valoraciones de Standard & Poor’s parecen sacadas de los comentarios de los periódicos”. Y en buena parte es así. Las agencias no tienen estructura suficiente en cada país para analizar sus datos fundamentales y toman los datos de la misma prensa. De modo que intereses corporativos, medios y analistas crean un bucle que se retroalimenta de flujos informativos contaminados de intereses.

4.- Los medios son determinantes en la deslocalización de las miradas.

Uno de los privilegios de las grandes corporaciones es desarrollar una mirada global que permite sacar partido de la deslocalizacion de actividades, una práctica que, de alguna forma, les permite comprender que, en la era de la globalización, desplazar problemas es una forma de solucionarlos. Por ello, no es extraño que desde el instante que se hizo patente que el origen de la crisis se encontraba en EE UU, el centro financiero del mundo, y, subsidiariamente, en la City londinense, se hiciera indispensable desplazar el foco de atención (y el pánico social) fuera de los países anglosajones. En esa coyuntura, sus medios se resituaron hacia lo que convenía a los intereses nacionales: del pensamiento único se pasó a la dispersión de diagnósticos y culpas, de responsabilizar a la banca a trasladar el peso a los estados y a los ciudadanos.

Para desplazar la mirada de los mercados desde las subprime a la deuda soberana, era necesario desplazar los focos informativos desde EE UU a los países centrales europeos y desde estos a la periferia territorial. La batalla de las opiniones públicas necesitaba recuperar tópicos muy asentados en la lógica etnocentrista que siempre se han demostrado un mecanismo extremadamente eficaz como línea de defensa.  Si la especulación necesita de rumores y noticias prefabricadas, el ruido que aportan los estereotipos se muestra también un instrumento eficaz para desviar la atención  y transferir responsabilidades hacia los países más débiles, marcados como “culpables” porque “no hacen los deberes”, entendidos estos como ajustes sociales imprecisos e inacabables.

El acrónimo PIGS es relanzado en 2008 por medios anglosajones de prestigio, desde Newsweek a Wall Stret Journal, precisamente cuando se pretende sacar de foco, como causa de la crisis, a los productos tóxicos emitidos desde EE UU y comercializados por los bancos de Alemania, Holanda e Inglaterra, en donde permanecen en sus balances. El título racista  (“Pigs in muck” es decir, “cerdos envueltos en barro”), con el que el Finantial Times encabeza una crónica publicaba en septiembre del mismo año, acaba siendo determinante en la construcción de estereotipos utilizados por la extrema derecha en Holanda, Noruega, Finlandia, Dinamarca… contra los vagos y ociosos del sur.  Su uso se multiplica por tres entre 2008 y 2010 y desborda la red hasta provocar, en 2010, 1,2 millones de nuevas entradas en Google.

No es el único ejemplo: el Frankfurter ha sido denunciado repetidas veces por gobiernos del sur como correa de transmisión de los halcones alemanes (en beneficio de la austeridad impuesta) propagando rumores que han desestabilizado los mercados en diversos momentos.  Todo ello  acaba adobando de desprecio las debilidades reales o ficticias de las economías periféricas en un juego de profecías autocumplidas.

5.- Los medios son imprescindibles en la construcción de mecanismos de socialización de la culpa.

La “culpabilidad” se socializa y se decanta sobre los que concitan más argumentos en su contra en los medios, a las organizaciones y  grupos sociales (funcionarios, inmigrantes, sindicatos, clase politica) que se les señala como culpables en más noticias y más artículos, contra los que el foco mediático apunta preferentemente. En cambio, parecen quedar liberados los que pasan desapercibidos aunque sean los verdaderos responsables, entre ellos los que financian los medios y controlan los resortes del poder.

Las rutinas informativas, propensas a la búsqueda de argumentos simples que propicia la simplificación de soluciones, se apunta a la “búsqueda de culpables”. La dependencia ideológica de los medios locales conservadores ante las Biblias anglosajonas liberales había sido en las décadas anteriores a la crisis un instrumento decisivo para convertir el Consenso de Washington en pensamiento único. No es extraño, por tanto, que asumieran como propias los esquemas neoliberales que les culpabilizaban de la crisis por vivir por encima de sus posibilidades. Desde esos planteamientos, esos medios se han convertido en determinantes para derrotar políticas nacionales de resistencia  en los países del sur, sobre todo mientras estaban gobernados por socialistas (Grecia, Portugal, España), lo que les legitimaba para fomentar la crispación interna hasta cortejar la hecatombe. Solo, cuando comprobaron que las victorias conservadoras no devolvían la confianza de los mercados, han empezado a romper los seguidismos y a renacionalizar su mirada emprendiéndola contra la insensibilidad y el rigorismo alemán.

 En resumen: que ni la información ni la economía se rigen por una mano invisible, ni por equilibrios espontáneos sino por flujos de interés que se retroalimentan. Y que los perfiles más importantes de la presente crisis conforman un dibujo en el que el concurso de los medios ha sido determinante.

¿Es algo nuevo? En absoluto, solo confirma que las relaciones de poder que reflejan los flujos económicos se refuerzan e interactúan con los flujos informativos, una tesis que la UNESCO asumió como propia cuando en los años 70 quiso potenciar el NOMIC, acrónimo de un  Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación, y que ahora vuelve a estar presente y en primer plano en la primera gran crisis de la globalización.

7 pensamientos en “Los animals spirits keynesianos como construcción mediática (o las coartadas de la crisis)

  1. Pingback: Los animals spirits keynesianos como construcci...

  2. La verdad es una creación lingüística. El mapa o es el territorio. Aunque lo sabemos, siempre es útil que te lo recuerden. No es Economia, es ideología.

  3. Pingback: Los impulsos animales keynesianos como construcción mediática | La Cebolla

  4. Pingback: Los dueños de la información II | La mirada del mendigo

  5. Pingback: Los animals spirits keynesianos como construcción mediática (O las coartadas de la crisis) | Ignacio Muro Benayas

  6. Seguimos con una respuesta pública a la pretendida autoridad académica que se otorgan a sí mismo los defensores de los modelos DSGE para coartar el debate público e imponer su consenso científico. Es agradable leer textos con mejor fundamento epistemológico, aunque no coincido con una crítica tan directa al tutelaje de la opinión pública. A pesar de que la censura se aplica intencionadamente, yo mismo la he sufrido por parte de Nada es gratis, me parece que el problema está más relacionado con las dinámicas internas que genera el mundo académico. Sea como sea, sigo con la lectura “The rational economic man. A philosophical critique of Neo-classical economics” y estudiando el positivismo lógico del Círculo de Viena que, me temo, es todo el fundamento que sustenta la síntesis neoclásica.
    Por cierto, acabo de crear un blog llamado “Robarnos es gratis”, que me sirve para publicar los comentarios que me censuran en NeG. Es un pequeño intento de impedir que se cierre el debate público.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s