Economía y política: es necesario un cambio radical para enfrentarse a la crisis

Alfonso Prieto es miembro de Economistas Frente a la Crisis

El proceso de degradación de la política en España, también presente con diferentes matices e intensidad en el resto de Europa, se hace más evidente con la irrupción de la crisis hace ya cinco años, pero viene de más lejos.

Parece una maldición que con la desaparición de la generación de políticos que coincidieron en la dirección de los principales países de la Unión Europea, entre el inicio de la década de los años ochenta y la mitad de la década siguiente, sus sustitutos dieran claras muestras de incapacidad para afrontar la solución de los problemas que surgieron con la globalización que irrumpió tras la caída de la Unión Soviética y la desaparición del mundo bipolar.

En efecto, las elites políticas, tanto conservadoras como progresistas, con las matizaciones necesarias a las que obliga eludir equiparaciones imposibles (como en el caso de España), parecen sufrir una pérdida de “calidad” y adecuación por su incapacidad ante los retos a los que deben enfrentarse. El final del Siglo XX y lo que llevamos cumplido del actual pone en evidencia esta aseveración.

Como muestra la Historia, las fuerzas políticas en cada momento histórico se polarizan en torno a una cuestión central: en estos últimos años, el mantenimiento versus destrucción del estado del bienestar, especialmente del modelo social europeo, en el que, obviamente, ponemos nuestra atención. Lo primero que cabría señalar es que las posiciones conservadoras están ganando por goleada en su empeño destructivo, ante la incapacidad de la socialdemocracia y otras fuerzas  progresistas, que no encuentran su rumbo en el mundo globalizado. Entonces, ¿deberíamos hablar de la adecuación y eficacia de los conservadores europeos para el logro de sus propósitos y de que la degradación solo estaría afectando a las fuerzas de progresistas? No parece que sea el caso, a pesar de algunas apariencias.

No se trata solo de poner la atención en la acumulación de riqueza en unas cada vez más reducidas elites del mundo financiero y sus aledaños (el famoso 1%), que es, en sí misma, la razón para poner en cuestión lo que está ocurriendo a escala global. Es el aumento imparable de la desigualdad en el 99% del resto de la población mundial, desigualdad que crece de forma arrolladora en el caso de los países desarrollados y que hace inviable el sistema sobre el que se asienta este modelo que se está imponiendo contra la inmensa mayoría, lo que debería hacerlo imposible.

De qué forma los sistemas políticos en el mundo desarrollado están contribuyendo a la voladura de los equilibrios que venían funcionando desde el final de la II Guerra Mundial, con grandes avances en distintos ámbitos, que favorecían la convivencia social a partir de un reparto de la renta, si no equitativo, sí suficiente para producir un funcionamiento equilibrado de las sociedades occidentales, que dio lugar a los mayores avances sociales y económicos de la historia en esos países. Esta es la cuestión central que debe ocuparnos a la hora de analizar lo que nos está pasando. Porque, en principio, no parece muy lógico que sean las organizaciones políticas que están poniendo en cuestión el bienestar de las mayorías las que cuenten con un mayor apoyo social. Pero es lo que está ocurriendo. Al menos hasta ahora y de forma muy clara en la sociedad española. Pero también en otras: Portugal y Grecia, de manera más evidente.

Lo llamativo es que para llevar adelante estas políticas, las fuerzas políticas conservadoras en España, y en otros países, estén seleccionando a políticos abiertamente incompetentes. Descaradamente inadecuados. ¿Por qué? Una explicación podría ser que, ante el desmantelamiento que ha sufrido la izquierda en estos años, las elites de la derecha no necesitan de sus “mejores figuras”, que estarían desarrollando sus actividades en el mundo de los negocios, convertido en el sistema de apropiación de rentas ajenas que ha dado lugar a la situación por la que estamos atravesando. Cualquiera valdría para desarrollar una política que simplemente se dirige al desmantelamiento del estado del bienestar y su paso a manos privadas, para convertirlo en otro negocio más y en la vía que permitirá que la desigualdad siga creciendo. ¿Hasta cuándo podrá seguir esta forma de “gobernar”?

Sería esta teoría la que explicaría que un inepto absoluto como Rajoy pueda presidir el gobierno en nuestro país, rodeado de un grupo de ineptos labrados a su imagen y semejanza. Y ante este estado de cosas, la izquierda habla, parlotea, discute, se divide, se enfada… Y la ciudadanía bastante tiene con ocuparse de llegar de mala manera a fin de mes, entre crecientes dificultades y desamparada ante el espectáculo al que tiene que asistir, viendo a sus hijos consumirse en el desempleo que todos calificamos de inadmisible. La derecha tiene su modelo, disparatado cortoplacista (en principio, ya se verá), pero la izquierda parece carecer de toda idea de qué quiere que sea el país, de qué hacer para que, al menos, se alivie la situación, esa situación inadmisible para la inmensa mayoría.

Resulta descorazonador asistir al comportamiento de los partidos socialdemócratas europeos, en Francia, Alemania y Holanda, inanes o abiertamente alineados contra el estado del bienestar, como es el caso holandés, que hace decir al nuevo monarca de los Países Bajos que el estado de bienestar es insostenible y hay que ir hacia una sociedad “participativa”. Esta miserable declaración parece no merecer ninguna respuesta de los partidos “hermanos” del resto de Europa. Ahora, ante el resultado de las elecciones alemanas, el SPD se configura como el aliado de Merkel para seguir aplicando las políticas austericidas que están empobreciendo a amplias capas de la población de numerosos países.

Y si a alguien le quedaban dudas sobre los límites a los que están dispuestos a llegar, o sobrepasar, en la destrucción no precisamente creadora, la modificación que se pretende del sistema público de pensiones en España deja meridianamente claro que van a por todas, aunque para ello tengan que sumir en la pobreza a millones de ciudadanos que ya perciben unas magras pensiones. Porque aunque el país sea una ruina, seguirá siendo “suyo”, que es de lo que se trata. Estos objetivos tan miserables, que negarán y esconderán detrás de las mentiras que haya que decir cuando se acerquen las elecciones, es lo único que contiene el plan de la derecha reaccionaria, representada por los citados ineptos, pero que para devastar el país se bastan y sobran.

Es verdad que las protestas son crecientes y ya algunos ministros encuentran serias dificultades para presentarse en público y tienen que suspender actos en los que pretendían esconderse en el débil escudo que hoy representa la desprestigiada Familia Real. Qué lejos queda, y qué impensable resulta hoy, la figura de William Beveridge, un liberal que contribuyó decisivamente al desarrollo de las políticas sociales, impulsor en 1942, cuando Londres sufría los bombardeos alemanes, de las primeras leyes de protección por desempleo de los trabajadores británicos. ¿Puede alguien imaginar hoy alguna figura política entre los conservadores europeos o españoles de la altura moral de Beveridge?

Ante esta ausencia, es preciso actuar. Es necesario forzar un pacto de las fuerzas progresistas que impida la continuación de este proceso de degradación económica y social que es claro que lleva, inevitablemente, a la ruina del país. Pero, para eso es necesario que aparezcan figuras con la altura moral y profesional que les faculte para proponer al país un rumbo diferente, sabiendo lo que hay que hacer para que los objetivos que deben fijarse puedan alcanzarse, antes de que el país se desangre. El problema es que un pacto de estas características requiere que la selección interna de los partidos funcione de una forma más democrática y abierta y que la política atraiga a las personas más idóneas para este empeño.

Ante el reto que España y Europa tienen por delante no valen  planteamientos cortoplacistas e ineficaces. Es necesario que los partidos emprendan procesos de apertura a la sociedad, de transparencia de su vida interna, de cercanía con los verdaderos problemas a los que se enfrentan los ciudadanos día a día. No es posible que sigamos asistiendo al enriquecimiento de las minorías mientras la ciudadanía no encuentra medios para salir de la insoportable situación a la que se ve sometida. No debería permitirse que el rescate de la banca se haga a costa de los contribuyentes, a la vez que los servicios públicos van desapareciendo para convertirse en negocio, con la justificación de que son insostenibles. No puede ser que todos estemos trabajando para que los bancos recuperen sus ganancias, puestas en cuestión por la forma en que se comportaron en los años anteriores al colapso, en los que ya obtuvieron pingües beneficios. Es preciso acabar con este estado de cosas. La inacción nos convierte en súbditos de los poderosos y de los triunfantes delincuentes de cuello blanco.

¿Cómo es que no estamos ya en esa tarea ineludible?

18 pensamientos en “Economía y política: es necesario un cambio radical para enfrentarse a la crisis

  1. Estraordinario artículo, que recomiendo lean los aparentemente partidos de izquierda, si los hay o quedan

  2. Muy bien Alfonso. Sólo algunas dudas sobre lo que llamas ineptitud conservadora, una atributo que podríamos extender a Merkel, Sarkocy, Berlusconi, Putin… ¿Son ineptos realmente? En absoluto, gobiernan hacia donde quieren llevarnos con sus pies en la tierra ( fangosa, of course), con discursos muy trabajados y medidos, en tonos de esperanza, con ritmos adecuados al sentimiento de miedo que suscita el futuro, con medidas “coherentes” entre sí en cada sector y con la implacabilidad del uso del poder que les caracteriza. Sí no partimos de ahí, si no reconocemos que eso es lo que “nosotros” no hacemos, trabajar más todo, entender más todo, relacionar lo pequeño y lo grande, seguiremos desconcertados.
    Así lo veo. Un abrazo. Ignacio

    • Gracias Ignacio. Me refiero a los ineptos que no gobiernan en los países que señalas, sino más bien en los países que están siendo sometidos al dictado de los que sí mandan, independientemente de que, aunque sean ineptos, sí que hacen bien su trabajo de destrucción. En todo caso, me reconocerás que un tipo como Berlusconi sí defiende bien sus intereses, hasta antes de ayer, pero como gobernante de un país de la UE, objetivamente visto, es un desastre total y un inepto político.
      Un abrazo Ignacio
      Alfonso Prieto

      • Quien governaba en Grecia apuntó la idea de someter a referendum de los griegos el rescate: duró nada y un tecnócrata a dedo governó hasta unas elecciones donde con la colaboración del terrorismo de estado europeo (en el sentido de aterrorizar a la población) que se utilizó ampliamente desde Europa, FMI, BCE, se consiguió que la izquierda no hiciera un resultado suficientemente bueno como para poner en cuestión las reglas del juego.

  3. Ese proyecto político y esas persona a las que se alude en su articulo que son necesarias para realzar el proyecto europeo y construir una sociedad mas equitativas, mas fraternal y mas legal ya hace mucho que existe desde incluso antes que Carlos Marx y Federico Engels escribieran su ya famoso manifiesto comunista. De hecho en España existen formaciones políticas que no tienen nada que ver con lo que usted denomina la “izquierda” que no es mas que la version liberal de los conservadores (de los mas ricos) y que son los partidos socialdemócratas, como en España es el PSOE.
    Así que compartiendo casi la totalidad de su análisis no puedo compartir esas conclusiones de que hace falta crear algo nuevo pues ya existe y esta en marcha desde hace tiempo en España. Somos un grupo de gente que aunque nuestro discurso en estos momentos es minoritarios aspiramos a ser mayoría construyendo un movimiento político y social que pueda dar el sorparso a esa falsa izquierda que de momento ostenta la mayoría, pero que en realidad no representa a la clase trabajadora que dice defender.
    Movimiento políticos y social al cual le invitamos participar para construir esa mayoría social que permita a los de abajo cambiar las cosas para conseguir un verdadera democracia en España

    • Gracias por su comentario, Andrés. Si pongo en evidencia que el actual papel de los partidos socialdemócratas europeos deja mucho que desear, no es para excluirlos del panorama político. Creo que tienen un trabajo profundo que hacer para encontrar el rumbo en un mundo que ha cambiado radicalmente desde los años ochenta para acá. Claro que hay fuerzas de izquierda en España que luchan contra la situación generada por la crisis y aprovechada por los conservadores para asestar un golpe decisivo al incipiente estado de bienestar español, nunca del todo desarrollado, pero esto no debe a llevarnos a restar fuerzas sino a sumar. La socialdemocracia europea, y también la española, han sido en años pasados fuerzas de progreso que contribuyeron a establecer y consolidar el modelo social europeo, admirado y anhelado en muchas partes del mundo que carecen de estructuras sociales sólidas. Recuerdo en mi juventud haber asistido a un mitin de Santiago Carrillo en Londres. Era, creo recordar, 1974, y Carrillo afirmó: ¡¡¡Contra Franco yo me alío con el el diablo si es preciso!!! Ahora la situación no es menos grave y no se debe menospreciar a posibles aliados que no tienen, necesariamente, que oler a azufre.
      Gracias Andrés
      Alfonso Prieto

  4. ¿De verdad creéis que son incompetentes? Si competente es aquella persona que sabe, puede y quiere, y enuncias la competencia como “mantener y favorecer el statu quo de las elites respecto de la masa”, están haciendo un gran trabajo.
    En cuanto a la calidad de las elites políticas, es uno de los pocos aspectos en los que estoy de acuerdo con César Molinas: la corrupción del sistema favorece la degeneración, tanto de los lideres como de las masas que han de seguirles.

  5. Interesante articulo.
    El problema de la calidad de los politicos afecta a la izquierda tanto como a la derecha. Buena parte de la izquierda se ha dedicado en España a ser identitarista en su teritorio autonomico, con tanto o mas celo que los propios nacionalistas, defendiendo con enorme ardor las lenguas no castellanas.
    La socialdemocracia plantea en Europa escasas alternativas a lo que ofrece la derecha, en unos casos mas radicalizada que en otros.
    El extremo es el partido socialista holandes suscribiendo el fin del estado bienestar, pero el PASOK griego no anda muy lejos.
    Los serios problemas economicos exigen no solo recetas técnicas, sino tambien decisiones polticas adecuadas y politicos con empuje decididos a aplicar medidas reformistas, con la misma conviccion que se observa en el film de Ken Loach, “El espiritu del 45”, a Atlee y a Bevan defender su “proyecto socialista” una vez ganadas las elecciones de aquel año.
    Las intervenciones a la izquierda de Ed Miliband han provocado que el diario conservador Daily Mail hasta se haya acordado de que su padre era rojo, marxista y judio. Para elegir a MIliband votaron los militantes laboristas por correo, unidos a los sindicalistas y a los diputados en el Parlamento. Apliquese aqui la receta, cambiese el sistema electoral , abandonense las listas interminables de nombres que no dicen nada. Haganse primarias, con voto secreto de los militantes, tanto para el candidato como para el secretario general. Al menos se corregirá la deriva en la calidad de los políticos.

    • Gracias por tu comentario, Julio, que suscribo totalmente. Las propuestas que haces al final de tu comentario me parecen unas buenas opciones para mejorar la calidad de la política y contribuirían a elegir a personas adecuadas. Pero es preciso atraer hacia la política a personas que, además de honestas, sean gente con capacidad y con ideas que no necesariamente hayan vivido exclusivamente en, y de, las interioridades del Partido.

      Un abrazo Julio
      Alfonso Prieto

  6. Gracias por su comentario, Vicente.
    Cuando se dice incompetentes estoy refiriéndome a los que componen las cúpulas de partidos y, más concretamente, en el caso de España, al gobierno del PP. Claro que están llevando adelante su programa oculto y de máximos, con el que no se presentaron a las elecciones, pero no se puede negar que el Consejo de Ministros es un grupo ejemplar de gente incompetente. Solo hay que repasar los nombres para recordarlo. Los que de verdad mandan no están en el gobierno. O es que la reforma del sector eléctrico o la misma reforma laboral se ha hecho desde el gobierno, a pesar de las ´”críticas” que desde la CEOE o de la patronal de las empresas eléctricas se hacen a esas reformas como insuficientes. Pero lo dicen con la boca pequeña, aunque sea cierto que quieren más. Solo hay que ver la cara del Ministro de Energía cuando le toca explicar cualquier asunto de su Departamento. Es obvio que no sabe de qué habla. Son otros los que piensan y deciden. Pero es la política la que sale mal parada. Y los ciudadanos, por supuesto.
    Un saludo
    Alfonso Prieto

  7. El marxismo instrumento de opresión

    Los socialistas, todos, son en mayor o menor radicalismo marxistas y esto tiene sus consecuencias. Marx sigue las enseñanzas de Smith y Ricardo, que entre otras consecuencias tiene la de negar la plusvalía del comercio internacional. Para Smith y Ricardo, no hay transferencia de valor de cambio en el comercio de cualquier tipo. El valor de cambio se crea en el centro de trabajo o por el trabajo y en el comercio no se crea valor. Marx y sus seguidores acusan de vulgares y burgueses a quien no comparta esta tesis. Para los marxistas esto es una cuestión de principios, de atacar como enemigos a quien no crea en esto. El marxismo crea una jaula teórica en la que quedan atrapados los que siguen esta doctrina. En resultas cuando se hacen los acuerdos entre China y Estados Unidos, los chinos fieles a su jaula marxista, permiten que sus nacionales sean pagado miserablemente y trabajen en condiciones insalubres e inhumanas, consolándose que en China los salarios con respecto a los precios están cercanos al costo de producción. Según el marxismo esto significa una plusvalía baja o “poca explotación”. Pero de hecho las corporaciones capitalistas en sociedad con el Estado norteamericano obtienen sus ganancias vendiendo la producción China a precios competitivos y con ganancias multiplicadas por todo el mundo. Esto es una consecuencia sui generis, una teoría económico–política–histórica como es el marxismo es la base de la explotación de los habitantes de China. No las voy a nombrar, pero cualquiera que investigue las consecuencias de esta explotación feroz de los habitantes de Asia debe concluir que esto se manifiesta como competencia hacia la baja de los salarios y condiciones de vida en todo el mundo.
    Una segunda consecuencia del marxismo que apunta al fracaso de las sociedades es la ley formulada por Marx en “El Capital” que dice que aunque aumente la productividad no aumenta el valor de cambio. Esto predispone a los marxistas en contra de las innovaciones y de las mejoras de la productividad y los lleva a tomar medidas de torpeza inaudita. Con estas teorías de Marx ninguna sociedad puede superar el estado de infradesarrollo o si es desarrollado mejorar su desempeño.
    La teoría que pretende ser la liberación de la humanidad es solo un instrumento de opresión.

  8. Pingback: Economía y política: es necesario un cambio radical para enfrentarse a la crisis | Reflexiones sobre la Crisis

  9. Magnífico artículo. Hay que “empezar” de nuevo. Todas las fuerzas progresistas tienen que unirse y aclararse para empezar a recuperar lo robado o expropiado a la masa, para favorecer a pequeñas y fuertes castas. Hay tantas cosas que se pueden hacer y tan poco interés en hacerla….
    Por ejemplo (por si las fuerzas progresistas se les hay ido las ideas) y en mi opinión, por supuesto:
    -La Ley Glass Steagall.
    -Economía del Bien Común (cambiar la ley de contratos públicos).
    -Cerrar Senado (cementerio de elefantes políticos).
    -Cerrar Diputaciones (cementerio de elefantes autonómicos).
    -Sueldos de los representantes públicos de todas las Administraciones relacionados con el SMI. —Por ej. Presidente del Gobierno: SMIx7 (mesual); Ministros y Presidentes de Autonomías: SMIx6, etc etc.
    -Recentralizar Sanidad y Educación y volver a hacerla pública otra vez, es decir, acabar con los “conciertos” (milonga legal para desviar dinero público a empresas privadas amigas), con lo cual se reduce costes, impidiendo su privatización.
    – Cambiar ley de partidos: un ciudadano, un voto.
    Se pueden y se deben hacer muchas cosas que de verdad signifique un cambio: hacer cambios para cambiar y no como ahora, que hacen cambios para que nada cambie.
    Todo esto, en mi opinión, y mucho más cosas, para que las fuerzas progresistas vuelvan a mirarse hacia dentro y vea……
    Y que recuerden que esto no puede continuar así mucho tiempo. Estamos viviendo encima de un volcán y no sabemos cuándo ni cómo explotará. Que recuerden que si ellos no hacen su trabajo, como representantes públicos que son, puede que el pueblo un día decida hacer el trabajo que les toca a ellos hacer, y entonces…

  10. El uso de las palabras: ineptos, incapacidad, perdida de calidad y adecuacion, etc.. revelan que el autor no ha profundizado lo suficiente en las causas de la recesion. O que sus rentas, de momento, estan a salvos. Y dejan el buen articulo en una mera declaración de ingenuidad y buenas intenciones. Por debajo de la recesión hay una simple y pura conquista de rentas de elites politicas y financieras. Argumentos 1.- La no utilizacion descarada de mecanismos tecnicos ampliamente conocidos en economia-politica para superar la supesta crisis (crisis de las clases media, sólo) tales como a) el banco central y su emision monetaria: quantitative easing y esterilización de activos incluidos.Bancos Central de USA, Inglaterra y Japon han comprado 7 veces más deuda publica en el periodo 2009-2012. 7 VECES MAS¡¡ que el BCE. Sin asomo de inflación, por supuesto b). El no recurso al aumento de la economia publica (al contrario, la recortan) y sus estudiados multiplicadores fiscales, causantes en gran medida de las conocidas como ‘DECADAS PRODIGIOSAS’ 1945-1975 europeas y c)devalución monetaria del euro, revelan, en mi opinion, y sin lugar a duda alguna, una manifiesta VOLUNTAD POLITICA por parte de dichas elites de profundizar los más posible en las crisis. Con que objetivo? Por la pasta, claro. Si el poder de negociacion de clases medias y bajas disminuye automaticamente y al momento(no tienen que esperar ni un solo día) SU PODER DE NEGOCIACION de rentas personales aumenta: no hará que recordar aquin ni el aumento exponencial de pluses,bonus y salarios por un lado, y la ferocidad de la corrupción politica generalizada de los ultimos años: sobresueldos, consejerias multimillonarisas de empresas (‘la puerta giratoria’), financiacion ilegal de partidos, etc.. i.No se duda de ello, ¿o si?. Lo dicho, con menos buenismo, ingenuidad, puede que algun dia los echemos al mar. Sino, lo dudo, y será al reves: nos quitaran todo lo que puedan. Todo. Saludos

  11. Gracias por su comentario Antonio. Déjeme sugerirle que, antes de aventurar algunas de las observaciones que usted tan amablemente hace, lea los dos artículos que se publicaron también esta web, “Así no podemos seguir” y “La España del PP”, que junto con el que usted comenta forman una trilogía en la que se puede observar lo que opino de las situaciones y personas a las que usted piensa que trato con “buenísmo”, “ingenuidad” y no sé cuantas calificaciones más.
    Un saludo
    Alfonso Prieto

  12. *En lo político-electoral:
    1.- Listar abiertas. Cada candidato presenta su C.V. y su plan de gobierno a ser posible en un formato que permita indicar…que planea hacer, donde, cuando, quien, como, coste del proyecto, quien y como se puede financiar y como se retorna la inversión.
    Esto obligará a los equipos de los partidos a tener preparados a sus candidatos para cada Ministerio con planes concretos que constituyan sus programas de gobierno.
    Que también puedan presentar sus candidaturas y programas, particulares que deseen contribuir a servir durante un tiempo a la sociedad. Si salen votados por mayoría, el gobierno que se constituya se verá obligado a incorporarlo a la función votada.
    *En la mejora de la actividad productiva:
    2.- Simplificar las leyes y normas que regulan la actividad energética, para permitir que se incremente la actividad de instalaciones fotovoltaicas en casas unifamiliares y edificios de colectividades, también energía minieolica, así como instalaciones termosolares para cubrir la demanda energética para actividades fabriles, funcionamiento de trenes, automóviles eléctricos, etc.
    Se trataría de reunir en una gran mesa a; Empresas de energía, banqueros y grupos inversores más importantes, patronales de energías renovables, grupos automovilísticos con instalaciones de fabricación en España, etc., presentando un plan de inversiones con una rentabilidad atractiva, dado que la propuesta supondría:
    2.1.- Autorización del contador de electricidad bidireccional
    2.2.- Los clientes no pagarían a los instaladores más de lo pagado durante el año anterior a su instalación, abriendo la Banca una línea especial de financiación para las empresas instaladoras, que les permita tener liquidez inmediata para continuar asumiendo nuevas instalaciones. (probable aval del estado/ BCE)
    2.3.- Plan Renove a las empresas automovilísticas que inviertan en instalaciones para series de producción amplias, que permitan reducir el precio actual del automóvil eléctrico.
    3.- Estas medidas se traducen en:
    3.1.- Reducción de desempleados y consiguiente reducción de costes para el Estado.
    3.2.- Reducción del coste de importaciones de carbón y energía, así como de parte importante del petróleo dedicado a combustible para automoción.
    3.3.- Eliminación del pago por emisiones de CO2 (el año pasado unos 700 Mio. de €).
    3.4.- Esto se traduce en aumento de los impuestos generados por la mayor actividad económica y la reducción de importaciones, con los consiguientes aumentos de la balanza comercial y del PIB (aunque a algunos de nosotros esto del PIB nos importe relativamente poco y lo que realmente nos importe es el BSN- Bienestar social neto-).
    Bueno, no sigo.
    Buen artículo y saludos

  13. De acuerdo Alfonso. No he podido leer eses otros articulos, pero a juzgar por el tono de su comentario ya supongo que usted no se tiene por ese grado de ingenuidad. Y analisis. Se lo acepto. Una aclaración; el unico calificativo expresado es el de ingenuo ( y acepciones similares en concepto) y debería haber dicho, efectivamente, ‘que el autor, en este articulo, no profundiza suficientemente…’. Gracias por su respuesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s