Electricidad: “Revolución nefasta” con retroactividad

Por Jordi Ortega: colaborador de Economistas Frente a la Crisis / Cataluña

Alemania inicia su reforma energética. Hay reformas y revoluciones; mientras que la reforma que aprobará Alemania, antes de agosto, afectará las nuevas instalaciones a partir de 2017 –otras en 2016; la revolución energética en España dejará las instalaciones anteriores a 2004 sin, siquiera, la nueva “retribución razonable”. Una revolución nefasta y retroactiva.

No sólo es un recorte a las renovables, es también el primer país que desmantela el sistema retributivo feed-in tariffs, esto es, las remuneraciones garantizadas que obtienen las renovables, cambiando a mitad de partido sus tarifas ¿por qué habrán de confiar inversores futuros en las tarifas que les pongan?

Con el nuevo modelo las renovables podrán recibir, adicionalmente a la retribución por la venta a precio de mercado, una retribución que cubra costes estándares de inversión sobre la potencia instalada que garantice una rentabilidad equivalente a las obligaciones del estado a 10 años -y un término que cubra costes estándares de operación y mantenimiento. Esta nueva metodología aprobada fue analizada por la CNE que tras consultar en la UE y a organismo internacionales, no ha encontrado ningún modelo equiparable. No hay un sistema más complejo y confuso al que imitar.

En Alemania los gobiernos regionales están enfadados con el proyecto de reforma del gobierno de CDU y SPD. Torsten Albig (SPD), presidente de Schleswig-Holstein, no se puede imaginar que pueda tratarse a miles de ciudadanos que han invertido sus ahorros en renovables, como si se tratase de fondos de cobertura especulativos y ofrecerles la rentabilidad del bono como hace España, a una supuesta inversión estándar prescindiendo de la inversión realmente hecha, en realidad superior a la supuesta porque el objetivo no es otro que el recorte y no la eficiencia.

Holge Rubel, de The Boston Consulting, señala que la fotovoltaica en Alemania puede destinarse a autoconsumo sin prima. En 2017 habrá alcanzado los 53 GW; su precio está en 0,11 céntimos de euros kWh frente los 0,30 céntimos euros kWh del mercado. Proponen eliminar la prima al autoconsumo, no a los excedentes. Contra esas reformas se han unido Baviera y Baden-Württemberg, con presidentes de la CSU y Verdes que reivindican generar eólica aún con menos viento, mejor que importarla del mar del norte con costosas redes. Torsten Albig si no observa cambios llevará el conflicto energético con el gobierno federal al senado; de aplicarse en Alemania algo similar a la revolución energética de España que califica nefasta para la economía.

The Boston Consulting es la consultora que ha calculado para España la “rentabilidad razonable” de las “instalaciones tipo”, bajo complejos y confusos parámetros establecidos después de hechas las inversiones. Defienden en el resto del mundo el modelo de feed-in tariffs (prima actual). Hemos visto que cuando hay anticiclón, sin viento, el precio se dispara; llega una borrasca, récord de generación eólica, el precio se hunde. Los beneficios de las tecnologías convencionales dependen de la no entrada de renovables.

¿Cómo van a incentivar  las empresas eléctricas propietarias de centrales térmicas, nucleares e hidroeléctricas las energías renovables si su expansión lleva a que se hundan sus ingresos?

Una versión de este post fue publicada en El Periódico; 12 febrero 2014.

2 pensamientos en “Electricidad: “Revolución nefasta” con retroactividad

  1. Pingback: El golpe del gobierno a las energías renovables

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s