La EBC – Economía del Bien Común, un cambio de paradigma. II

Por Antonio Saffioti, Consultor en Responsabilidad Social Corporativa, y miembro de la consultora “BIKOnsulting”

 Soy Antonio Saffioti, coordinador del nodo de consultores de la “EBC – Economía del Bien Común” y miembro de la consultora BIKOnsulting, primera cooperativa por el Bien Común de España y escribo invitado por EFC – Economistas Frente a la Crisis. Como mi compañero Javier Goikoetxea, que os ha introducido a la Economía del Bien Común, intento ser coherente con mis valores las 24 horas del día.

En general este es el nuevo reto de la empresa postcrisis. Me refiero a aquella organización de un número “n” de personas reunidas con una finalidad económica, que, por fin!, se responsabiliza de su función social y medioambiental.

La idea que circula en la EBC y en muchas otras formas de entender la nueva economía, es poner el foco en la persona, en su empoderamiento y en su bien estar. Una empresa por el Bien Común, reúne a “n” personas que coinciden en esta visión y que pretenden conseguir este objetivo a través de su vida empresarial. ¿Qué consiguen con este objetivo? pues es muy probable que hayan logrado ser coherentes 24 horas al día! Puede también, que algunos “lobos de wallstreet” quieran ser coherentes 24 horas al día en su empresa, pero desconociendo hasta que punto consiguen trabajar en su empoderamiento y bien estar, puedo fácilmente deducir que muy poco. “El que es comprado por dinero, puede ser vendido por dinero”.

Así es como este último ejemplo nos introduce en el análisis de la Matriz EBC, herramienta de medición y control de nuestra actividad y necesaria para la creación de un Balance de Bien Común (BBC).

EBC

Hasta hoy entendemos como Balance, una fotografía del estado económico y patrimonial de una empresa: los n “lobos de wallstreet” informan de las máximas ganancias conseguidas a lo largo de un ejercicio, y respaldan la bondad de su gestión presentando sus valores, es decir el equilibrio de los activos patrimoniales que “garantizan” la vida de la empresa.

El Balance del Bien Común sigue una lógica paralela con el Balance Económico, hacia el infinito! Veamos:

Se aplican indicadores tangibles que nos permiten calcular valores numéricos, que en su cómputo individual y/o global contribuyen a formar una valoración. Para conseguir esto existe la Matriz EBC, una tabla de doble entrada donde se combinan los valores universales deseables para la nueva empresa, con los diferentes grupos de personas en contacto con la organización o stakeholders.

Estos valores son: Dignidad Humana, Solidaridad, Sostenibilidad Ecológica, Justicia Social, Transparencia y Democracia.       Los grupos de contacto son: Proveedores, Financiadores, Empleados, Clientes y Ámbito Social.

Relacionar un grupo de interés con un valor, nos aporta varios indicadores lo que ayuda a una empresa a preguntarse tantas veces como quiera cuanto de coherente está siendo con cada grupo. No hay más misterio!

Como es lógico existe un manual dedicado al balance que nos ayuda a extrapolar una valoración por cada indicador, gracias al auxilio de subindicadores.

Cabe destacar una entrada autónoma horizontal en la parte baja, la de los “Criterios Negativos”, allí donde la empresa reconozca un handicap insertado en la propia actividad objeto de la empresa: “produzco sustancias toxicas, entonces, soy coherente con mi función social o considero la opción de reconvertir/reinterpretar la actividad?

Desaparece la moneda, la valoración económica? ¡No! Al mismo tiempo que aumentamos el nivel  del Balance del Bien Común (BBC), la mejora del balance económico contribuye aumentar el buen estado de salud de una empresa. Es cierto que una empresa que no consiga sustentarse con su actividad, no genera el bien estar de sus participantes.

El BBC, al igual que la Matriz son herramientas dinámicas en evolución, que necesitan tiempo para adaptarse a su entorno. Se debe considerar que el entramado empresarial norte europeo, allí donde nacen las herramientas del Bien Común, no es el mismo del español. Por eso en el proceso de valoración participan los consultores de la EBC certificados por la Asociación Internacional. Su función es asesorar a aquella empresa que esté dispuesta a implementar progresivamente, un proceso de mejora, de cambio interno y externo, desarrollando valoraciones de los indicadores, coherentes y sobre todo medibles, puesto que el BBC aporta valor. Dicho BBC se presenta dentro de un Informe del Bien Común que se publica cuando esté auditado por el equipo oficial de Auditores EBC.

Es la solución definitiva? ¡No!

No obstante, una empresa que para vivir quiere ser coherente 24 horas al día, ¿qué dificultad tiene en integrar herramientas de medición de su estado de salud, si además con ello reduce gastos?

Salud y Bien Común!

Antonio Saffioti

Consultor BIKOnsulting, consultoría por el Bien Común.

Un pensamiento en “La EBC – Economía del Bien Común, un cambio de paradigma. II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s