El peligro de la deflación


Julio Rodríguez López (@JulioRL43) es miembro de Economistas Frente a la Crisis

Una deflación implica, por lo general, descensos de precios y del gasto agregado que afectan negativamente a la actividad y al empleo. La crisis subsiguiente genera efectos negativos adicionales sobre la riqueza y aumenta la incertidumbre. Un descenso significativo de los precios provoca aumentos de los tipos de interés reales, incluso manteniéndose reducidos los tipos de interés nominales, lo que deprime mas la demanda y la actividad. En una situación de elevado endeudamiento público, el mejor instrumento para luchar contra la deflación es la política monetaria. Se considera que la elección de Roosevelt a la presidencia de Estados Unidos en 1932 y el fuerte aumento que el nuevo gobierno provocó en la cantidad de dinero desempeñó un papel importante en la recuperación (O. Blanchard, Macroeconomía, Prentice Hall, 2000). Sigue leyendo